Zuma's Revenge!

Zuma's Revenge!

El juego de bolas más adictivo en tu navegador

Hay quien dice que Zuma es tan adictivo que no puedes echar sólo una partida. Del mismo modo, si jugaste al original, seguro que Zuma's Revenge! será un placer jugable irresistible. Ver descripción completa

PROS

  • Endiabladamente adictivo
  • Control preciso y jugabilidad sencilla
  • Gran número de niveles
  • Diversos modos de juego

CONTRAS

  • Molestos anuncios en muchos momentos
  • No se puede guardar el avance
  • Pantalla demasiado pequeña

Muy bueno
8

Hay quien dice que Zuma es tan adictivo que no puedes echar sólo una partida. Del mismo modo, si jugaste al original, seguro que Zuma's Revenge! será un placer jugable irresistible.

PopCap recupera el clásico juego de inteligencia y agilidad Zuma's Revenge! y lo lleva al navegador de forma completa y gratuita. Todas las fases, todos los potenciadores permanecen intactos en la versión Flash de este juego que tantos ratos de entretenimiento te ha hecho pasar.

La mecánica de Zuma's Revenge! es la misma: una serie de bolas se acumulan en un carril cuyo destino es el final de tu partida. Tú controlas a una rana que, desde otro punto de la pantalla, dispara también bolas que, combinadas en grupos de tres, detendrán el avance de las que se aproximan.

¿Y cómo puede ser un juego de pago como Zuma's Revenge! accesible desde el navegador? A base de anuncios que se intercalan entre fase y fase. Una molestia evidente en según que momentos, pero comprensible si se tiene derecho a jugar a un título tan divertido como Zuma's Revenge!

Zuma's Revenge!

Acceder

Zuma's Revenge!

Opinión usuarios sobre Zuma's Revenge!

  • osirisalcequies

    por osirisalcequies

    "lo mejor como juego"

    nitido ese juego es el mejor que yo he podido ver lo recomiendo a cualquiera. Más.

    analizado el 12 de agosto de 2015

  • Garsuko

    por Garsuko

    "Me sigue gustando"

    Nunca me dejará de gustar este juego. Adictivo y saca del aburrimiento si no sabes que hacer, un rato agradable pasarás ... Más.

    analizado el 21 de enero de 2011